Volkswagen una marca creada pensando en pequeño

volkswagen-lego

Si al pensar en una marca como Volkswagen la mente se ilumina con la cara Don Draper, ¡es algo normal! El protagonista de este post y Draper tienen muchas cosas en común.  Volkswagen marcó un antes y después gracias a una campaña creada por un adicto a las palabras: Bill Bernbach. Su historia empieza así:

¿Quién fue Bill Bernbach?

William o Bill (como la mayoría de la gente se refería a él) Bernbach fue un publicista estadounidense de familia judía que vivía en el Bronx, en Nueva York. Estudió filología inglesa pero sus inquietudes le llevaron a estudiar administración empresarial, filosofía y música. Aunque lo que más le gustaba en el mundo era escribir y dotar de personalidad a cosas intangibles como las marcas.

Foto de Jamie Street en Unplash

En los años 40, Bernbach era redactor en Grey, donde se quejaba todo el tiempo por la falta de creatividad en el negocio. Uno de sus clientes, Orbach, dueño de una panadería realmente grande en Nueva York, apoyó a Bernbach en sus pensamientos y lo empujó a crear la primera campaña publicitaria para su tienda. En tan solo unos días, dió a conocer a la tienda con lemas como «No tienes que ser judío para comer el pan de Levy». El panadero, viendo los resultados y el potencial de este joven publicista, apoyó a Bernbach con ese tipo de acciones que incluían mensajes publicitarios bastante polémicos. Y así, comenzó a ser conocido poco a poco.

El encuentro con la marca Volkswagen

La suerte le vendría de una acción completamente insignificante. ¡Como suele ocurrir en la vida! Y es que Bill estaba tanteando la compra de un automóvil, revisando su presupuesto, precios de los distintos modelos, qué ofrecían unos y otros… Cuando finalmente se decidió por el pequeño presupuesto de un Volkswagen (como dato curioso comentar que tan solo se vendieron 100.000 automóviles en 1958). En aquella época era un coche que muy poca gente conocía y además no se trataba de un coche americano.

Un trabajo realmente difícil para que un judío de Brooklyn, recuperar y conducir el «coche de Hitler», un automóvil sin forma en comparación con los modelos estadounidenses. Pero Bill pensó al revés. Utilizó los valores que lo diferenciaban de su competencia para convertir al producto en algo mejor. Así fue como nació la primera campaña de publicidad de la marca Volkswagen que daría que hablar.

Su primer anuncio fue «Piensa en pequeño». Usar diseños antiguos con las imágenes que ocupan las dos terceras partes del papel.

En 1962, cuando el módulo lunar llegó a la luna por la primera vez,  Bernbach creó un cartel publicitario que unía la novedad del momento con la marca. Incluyó el siguiente mensaje: “It’s ugly but it gets you there” («Es feo pero te lleva a tu destino»).

En 1972, el famoso modelo escarabajo consiguió vender 15 millones de vehículos en Estados Unidos, uno de los anuncios utilizó una cita de Henry Ford: «Este automóvil no tiene futuro». Volkswagen decidió continuar con las campañas de carteles. Al mismo tiempo, DDB (Doyle Dane Bernbach) se convirtió en una agencia de publicidad que se iba extendiendo de manera internacional.

En 1970, DDB abrió su departamento en París encabezado por Bernbach. A los anuncios y películas, agregó sus carteles. El cartel era una de las principales herramientas de medios en ese momento. Incluso hoy, Volkswagen es una de las marcas más originales en la creación de carteles.

Estos son algunos de sus carteles más famosos:

Fuente: L’Encyclopédie de l’affiche – Alain Weill

Si te ha gustado la historia del creador de la marca de Volkswagen, quizás te interesa quién creó la marca del metro de Londres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volkswagen una marca creada pensando en pequeño

por Aroa Ramos Tiempo de lectura: 3 min
Vuelve al inicio